Ilustración de un dedo tocando una pantalla

Onyx Captor está diseñado para terminales táctiles, aunque también se puede utilizar en pantallas normales con su teclado estándar, permitiendo la Captura de Datos en Planta.

Método Just In Time - JIT

Uno de los aspectos que hará que su empresa destaque en el mercado es su operación logística. Cuanto mejor sea su gestión para desarrollar esta operación, menos costos tendrá, su tasa de desperdicio disminuirá, su margen de beneficio incrementará y, en consecuencia, su negocio será más rentable. Just-in-time es una metodología ideada y desarrollada precisamente con ese fin den mente: reducir los costos y mejorar los procesos.

Just in Time que significa en español "justo a tiempo", o JIT, como se le conoce comúnmente, es una manera de gestionar la producción enfocada en los resultados y en la optimización del proceso. Es un método de gestión y control de la producción cuyo propósito consiste en reducir al mínimo las fallas y asegurar la calidad del producto terminado a lo largo de todo el proceso de producción. Al usar el modelo justo a tiempo, la empresa gana en tiempo, calidad y precio de sus productos.

¿Qué es Justo a Tiempo?

Es un modelo de gestión desarrollado en Japón, cuya premisa básica y mejora posterior se atribuyen a Toyota. Este sistema de fabricación plantea que la producción se realice en función de la demanda específica de color, modelo y características, con el objetivo de reducir cualquier retraso. Este modelo de gestión invierte el orden habitual y sistematiza la producción en base a la demanda, fabricando sólo los productos requeridos, en la cantidad necesaria y en el instante adecuado.

Más que un método, el Just In Time puede considerarse una auténtica filosofía que abarca desde la gestión de la calidad, hasta llegar incluso, a la gestión de los recursos humanos. Su propósito es mejorar continuamente el proceso de producción a través del control de inventario.

La idea principal del JIT es producir de acuerdo a la demanda, esto quiere decir, que el proceso de producción se inicia luego de una venta, pero, para garantizar el flujo adecuado, es necesario asignar la materia prima, en el momento indicado y en la cantidad necesaria.

Este modelo de producción permite brindar una pronta respuesta al sistema, reduciendo el tiempo invertido en el proceso, ya que, con el bajo mantenimiento de los niveles de stocks, se puede innovar en nuevos productos sin generar una gran cantidad de piezas obsoletas.

¿Cómo surgió Just In Time?

El concepto "Just  In Time”, empezó a usarse en la década de 1950 en Japón, específicamente en las plantas de Toyota. A nivel mundial los japoneses son reconocidos por sus técnicas de organización, como las 5S y el Poka Yoke, por mencionar algunos ejemplos de herramientas efectivas y que han sido desarrolladas por ellos, y Just In Time, no es la excepción.

En ese momento, la industria automovilista de EE.UU progresaba a un ritmo acelerado y ganaba mayor participación en el mercado, por lo que Toyota, necesitaba encontrar una manera de desarrollar eficientemente su producción con una inversión reducida, para poder mantenerse en el mercado.

Por esa razón, Toyota crea posteriormente una forma de producción más ágil, para así cambiar el modelo que se va a fabricar y producir en cantidades más pequeñas, tomando en cuenta únicamente la demanda del mercado. Esa idea fue la que originó esta metodología que hoy en día se conoce como Just In Time.

¿Cuáles son los principales beneficios del Just In Time?

Algunos de los beneficios que podemos obtener al implementar el modelo Just in Time, son:

Optimización de los procesos

Producir en base a la cantidad demandada, incrementa la productividad de los procesos y la velocidad de producción. Además, permite a la empresa ser más competitiva en el mercado porque, se gana en rapidez y se obtiene mayor calidad del producto.

Producción tipo pull

En este modelo de negocio, los bienes son vendidos antes de ser fabricados. Es decir, el inicio de la producción está establecido por la cantidad de ventas y los requerimientos de los clientes.

Reducción de costos

Al no mantener un stock de materias primas, disminuyen los residuos. Además de eso, sin un stock de existencias, los costos y tiempos en la gestión de almacén se reducen significativamente.

Flexibilidad

Permite brindar mayor variedad de mercancía, y ofrecer incluso, productos personalizados, debido a que la producción se basa en las necesidades del cliente.

Calidad

Al trabajar con pequeñas cantidades de stocks para la producción, es posible tener mayor control de la calidad en los procesos. De esta forma, se eliminan los desperfectos y fallos durante la producción, logrando la mejora continua de los procesos.

En otras palabras, Just in Time es una filosofía que busca la reorganización del entorno productivo, con el propósito de evitar residuos en los procesos.

¿Cómo implementar el modelo de Gestión Just in Time?

En primer lugar, se requiere tener mucha organización y que la empresa este realmente comprometida para que esto funcione, debido a que necesitará evaluar y mejorar todo el proceso de producción, lo cual implica realizar una inversión en tiempo, mejores prácticas y formación del equipo de producción.

Así que el siguiente paso es limitar la cantidad de proveedores y establecer una relación de colaboración fuerte y estrecha, que le permita trabajar de una forma integrada con sus proveedores.

Para que la metodología Just in Time funcione, es fundamental tener proveedores que puedan brindarle las cantidades requeridas de materia prima o productos semielaborados, con estándares de calidad altos, y en el momento requerido. Y este es uno de los elementos que más aporta al éxito y a obtener los beneficios de la metodología.

Sin embargo, limitar el número de proveedores puede representar una posible debilidad por inconvenientes de suministro a futuro. Pero, estas situaciones se podrán resolver utilizando ciertas soluciones de apoyo para asegurar la recepción de la materia prima e impedir que se cometan errores.

El otro paso consiste en promover cambios en toda la organización mediante la simplificación y optimización de los procesos, con el objetivo de hacerlos más flexibles, capaces de cumplir los estándares de calidad y evitar tiempos ociosos.

Tener un amplio conocimiento del mercado y los hábitos de consumo de sus clientes, también contribuirán para garantizar su éxito.

Debido a las características de la metodología, el JIT se aplica mejor en empresas y sectores cuya demanda no es muy variable.

Si su objetivo es disminuir el desperdicio, trabajar con un stock mínimo y optimizar la gestión de sus procesos, Just in Time puede ser la opción que usted necesita.

Te puede Interesar

Aviso de cookies

Aviso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies

Acepto